ENFOQUE OSTEOPÁTICO DE LA PUBALGIA DEPORTIVA

He hablado mucho sobre pubalgia deportiva en este blog, sin embargo nunca desde un enfoque puramente osteopático y fiel a los principios del viejo doctor, desde una visión holística, que habrá que adaptar particularmente a cada caso individual.

Desde estos principios osteopáticos ante cualquier caso de pubalgia (dolor de pubis) nuestra visión del paciente por tanto es de tipo global y el tratamiento se centra en las restricciones de movilidad detectadas por el examen clínico, y no por los síntomas que éste presenta. Como siempre digo, el dolor no es mi guía en el tratamiento, mi guía es el movimiento.

Desde este punto de vista, el examen clínico de la pubalgia tendrá en cuenta los elementos posturales, buscará las disfunciones estáticas y dinámicas del cuerpo, y sobre todo las perisinfisarias, restricciones de movilidad con modificación de la densidad y tensión tisular; tanto osteo-articulares como de los tejidos conectivos, incluyendo dentro de este tejido blando no sólo la fascia sino también las vísceras especialmente relevantes las uroginecológicas, las vasculares (vasos iliacos) y las neurales (nv. obturador).  

El examen postural clásico, tiene como principal objetivo apreciar las tensiones de las cadenas predominantes del paciente, y nos servirán para mapear los puntos de tensión o zonas de disfunción de movilidad que puede presentar el paciente. Conviene aquí recordar que el pubis casi siempre está en lesión de hipermovilidad, dicho de otra forma es víctima de lo que le ocurre alrededor. La lesión de hipomovilidad del pubis la encontramos raramente y generalmente precede un lesión de tipo traumático directo sobre la pelvis (superioridad-inferioridad-compresión).

Como ya he comentado en algún otro post no podemos abordar el pubis sin testar con especial atención la coxofemoral generalmente en disfunción de rotación externa del lado del inicio de la pubalgia si esta es deportiva, los miembros inferiores, el pie (cuboides), la pelvis (disfunción frecuente de iliaco posteroexterno), posibles disfunciones del sacro (las torsiones sacras posteriores que son especialmente patógenas),  y la charnela toracolumbar.

Debemos guiarnos y fiarnos sobretodo de los test dinámicos, aún cuando los test de posicionamiento nos orienten de la posición espacial de la pelvis y apunten hacia el diagnóstico específico y la causa de la pubalgia, es la sutil apreciación de la restricción en el movimiento la que determina la disfunción.

En ocasiones la restricción del movimiento es mínima, más que una restricción de la movilidad se trata de una modificación de la tensión tisular a una solicitación mecánica o de un cambio de densidad del tejido conectivo. Sobretodo cuando en el cuadro están implicadas cicatrices cutáneas, lesiones fasciales, viscerales, o disfunciones de movilidad neural.

En las pubalgias suprapúbicas tendremos especial consideración en la valoración y revisión, en las tensiones cutáneas y las musculares, a nivel del triángulo de  Hesselbach fascial, y del conducto inguinal así como del ciego, sigmoides, intestino delgado, sistema genitourinario.

En efecto, una disfunción de esta región, por sobresolicitación de una cadena muscular anterior, puede provocar una serie de adaptaciones compensatorias de las que la resultante tendrá consecuencias sobre la pelvis y los miembros inferiores, y la encrucijada púbica.

En las pubalgias infrapúbicas, nos interesaremos de manera especial por la membrana obturatriz y el nervio obturador, así como por los músculos del suelo pélvico y los pelvitrocantéreos, y como no por el pectíneo y los aductores. 

En cualquier caso habrá que revisar el diafragma por su relación de los pilares con la charnela toracolumbar, y las vísceras en relación directa infradiafragmáticas, que pueden influir sobre la normal biomecánica pélvica.

El objetivo de nuestro tratamiento inicial de la pubalgia desde el punto de vista osteopático será actualizar los mecanismos de input, mediante la corrección manual de los déficits de movimiento en toda la extensión de la palabra encontrados, y devolver un nuevo equilibrio dinámico y estático postural, resultado de las informaciones propioceptivas que ha recibido el paciente, hacia la normalidad. 

Este enfoque no es excluyente de otros enfoques de fisioterapia convencional, y son totalmente compatibles con la fisioterapia asociada a la pubalgia del deportista donde puede asociarse a una cinesiterapia dirigida a los estiramientos de aductores y el trabajo de los abdominales, así como al trabajo excéntrico de psoas en fases más avanzadas de tratamiento y siempre bajo la regla del no dolor (mínimo dolor).

Esto es conveniente, de manera especial, en el deportista de élite donde habrá que hacer un trabajo completo de reeducación y readaptación al esfuerzo, y donde cobran especial importancia los ejercicios de FNP (facilitación neuromuscular propioceptiva), sobretodo en fases finales de recuperación, insistiendo en el gesto deportivo.

Imagen

En aquellos casos de pubalgia deportiva más complejos donde el abordaje conservador desde el punto de vista osteopático no funcione será necesaria la cirugía y la fisioterapia posterior consistente en ejercicios de estabilización de la base sacra (lumbopélvica), y el mantenimiento del control motor y fuerza de los músculos pélvicos y pelvitrocantéreos, que necesariamente requerirán de una reequilibración biomecánica y osteoarticular osteopática previa.

El terapeuta que aborde a un paciente con pubalgia deportiva desde el enfoque que sea, tiene que tener por objetivo «same sport, same level», mismo deporte al mismo nivel, sobretodo en deportistas de élite.  

Si esto es tenido en cuenta y todo se desarrolla correctamente se prevé que el paciente volverá a estar al mismo nivel de competición como muy tarde 3 meses post cirugía.

Como siempre un placer compartir.

Acerca de Dr. Paco BAUTISTA Pt, DO, PhD

Fisioterapeuta y osteópata DO. Doctor por la Universidad de Cádiz. Prof. Escuela de Osteopatía de Madrid. Prof. Universidad Europea Valencia. Me dedico al ejercicio libre de la profesión desde hace años, con un objetivo, mejorar la calidad de vida de aquellos que confían en mí. Ver todas las entradas de Dr. Paco BAUTISTA Pt, DO, PhD

4 respuesta a «ENFOQUE OSTEOPÁTICO DE LA PUBALGIA DEPORTIVA»

  • Franco Bertera

    Hola Dr. sus publicaciones me han llevado a comentarle mi caso, a ver si me da algún tipo de esperanza.
    Llevo 2 años ya con el dolor típico de la pubalgia. Soy Argentino, de Buenos Aires y tengo 24 años. Solía jugar al futbol de manera profesional, luego deje de competir, y comencé a hacerlo de forma amateur, competía en torneos pero sin entrenamiento. Luego de un partido me comenzó un dolor en el aductor derecho, que me imposibilitaba pegarle a la pelota o hacer cambios de velocidad bruscos. Fue de una semana a la otra, y no fue un dolor que se iba acrecentando, sino que de entrada ya me imposibilito jugar con normalidad. Consulte a médicos traumatólogos no especializados en deportes y me recomendaron reposo y kinesiología, no sirvió, el dolor luego de 1 mes era el mismo que el primer día.
    Luego comencé a tratarme con un especialista en traumatología, con tendencia al deporte, hice estudios como Radiografía (según el médico no tenia patologías en la distribución ósea) y una Resonancia magnética (aparecía en el informe inflamación en la unión miotendinosa y estrés óseo) me recomendó seguir con la practica deportiva junto con kinesiología, el dolor pasó también a la zona abdominal (pubalgia mixta), finalmente me dijo que haga reposo prolongado (3 meses) con kinesiología y tampoco funcionó. Con lo cual, me recomendó pasar por el quirófano. Me hicieron una tenotomía de los aductores bilaterla y aponeurotomía de los rectos abdominales.
    Con la esperanza de haber solucionado el tema, pero con bastante dolor todavía hice toda la kinesiología postquirúrgica, y luego de 2 meses ya estaba haciendo movimientos deportivos como coordinación, gestos de partidos (pases, cambios de dirección), el dolor era distinto, pero seguía molestando y no solo eso, ahora también me dolía del lado izquierdo (el cual anteriormente no molestaba), Juegué un partido de futbol con amigos, y el dolor era insoportable. Nuevamente acudí al médico (bastante reconocido en mi país en traumatología), luego de otra resonancia magnetica en la cuál salía inflamación en el hueso de osteítis púbica (los tendones ya no estaban inflamados) procedió con una serie de inyecciones de cortisol durante dos meses y sin actividad mas que la kinesiología. Esto hizo que del lado derecho (donde había comenzado todo) el dolor desaparezca, pero del lado izquierdo siguiera..
    hice más reposo por meses sin asistir a kinesiología y ya mi esperanza era cada día menor. Luego de otra Resonancia aparecía que la inflamación del lado izquierdo luego de 4 meses de reposo había disminuido, pero seguía estando. Con lo cual me hicieron una punción osea (en la cual no lograron sacar liquido y una infiltración del lado izquierdo). El dolor no disminuyó por lo que decidí concluir el tratamiento.
    Con todo esto, ya habían pasado 2 años desde el comienzo de la lesión. En un último intento, decidí cambiar de médico y fui a un especialista en deportología, me hicieron una ecografía y resultaba que tenía la hernia deportiva (de esto hace 20 días). Me hicieron una Hernioplastía abdominal colocando dos mallas de polietileno con una laparoscopía, y luego de 18 días el dolor del lado izquierdo sigue estando.
    Ya estoy desesperado y nose que más hacer.
    Tiene algún consejo. La verdad que se me difuculta por una cuestión de dinero y de trabajo, pero estoy pensando en viajar a España para tratarme. Necesito solucionar esto.
    Desde ya muchas gracias!!

    • Dr. Paco BAUTISTA Pt, DO, PhD

      Hola Franco, el primer mes desde el inicio de los síntomas es clave en la evolución de un pubalgia. Cuando hay osteítis de pubis mas hernia deportiva como indicas, y después de tantas intervenciones la cosa se complica como imaginarás. Tu caso es complejo dada la historia que comentas. Yo te aconsejaría que buscaras un trauma especializado en deporte, y en el manejo específico de la pubalgia, y te trataran de manera conjunta junto a algún osteópata y readaptador deportivo profesional. Conozco algún osteópata en Buenos Aires, que te podría ayudar, si te interesa contáctame por privado. El tratamiento puede llevar meses. Desde la fisioterapia, se podría intentar el tratamiento con EPI (electrólisis percutánea intratisular) y ondas de choque, si está indicado funciona bien. No puedo darte mucha más información necesitaría evaluar tu caso de manera específica. Un saludo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: